Terezín

Triste pero muy sugestiva, conocida por los trágicos acontecimientos del gueto judío, Terezín es una ciudad para visitar respetuosamente en silencio.
Busca Hoteles y Apartamentos

Es curioso cómo los acontecimientos históricos de Terezín han relacionado inextricablemente el nombre de una mujer a uno de los capítulos más dramáticos de la historia contemporánea.

La ciudad de Terezín fue elegida como fortaleza defensiva por el emperador José II, que le dio el nombre de Theresienstadt (ciudad de Teresa, Terezín en checo) en honor a la emperatriz María Teresa de Austria. Construida con el fin de mantener a raya al enemigo, irónicamente y tristemente pasó a la historia por las personas que fueron encerradas en su interior: en un primer momento presos políticos y después judíos.

Ciertamente, no es tan encantadora como otras ciudades de la Bohemia que tienen atmósferas de cuento de hadas de postal, pero Terezín es una ciudad profundamente evocadora y tocará las fibras más profundas de vuestro corazón. Visitadla respetuosamente en silencio.

Los orígenes de Terezín

Terezín fue construida a finales del siglo XVIII y el proyecto involucraba dos polos distintos, la Fortaleza Pequeña y la Gran Fortaleza, que aún se conservan.

A finales del siglo XIX la guarnición de Terezín fue abandonada y la Pequeña Fortaleza se convirtió en una prisión para los opositores políticos de la dinastía de los Habsburgo. Fueron atrapados en el interior varios patriotas y rusos deportados de la Primera Guerra Mundial. En esta prisión murió Gavrilo Princip, el asesino del archiduque de Austria heredero al trono y de su esposa, que con su gesto dio paso a los acontecimientos que provocaron la Primera Guerra Mundial.

El gueto de Terezín

En 1940 los nazis comenzaron a usar la Pequeña Fortaleza de Terezín como prisión y al año siguiente los judíos que vivían en la Gran Fortaleza fueron trasladados a la fuerza de lo que se había convertido de un campo de tránsito a los campos de exterminio en Alemania y Polonia; después comenzó la deportación a Terezín de judíos de otros países, siempre como una etapa intermedia de un viaje fatal.

Las cifras son escalofriantes. En septiembre de 1942, la población del gueto alcanzó la exorbitante cifra de más de 50.000 habitantes. Se estima que durante la guerra, alrededor de 140.000 judíos fueron deportados a Terezín, de los cuales 87.000 fueron efectivamente transferidos a otros campos. Cerca de 35.000 personas murieron en el gueto debido a enfermedades, desnutrición y suicidios.

Qué ver en el gueto de Terezín

Empezad vuestra exploración histórica en el Museo del Gueto, donde se puede encontrar más información sobre la historia de Terezín y las condiciones inhumanas de la vida de los habitantes del gueto. Se divide en dos sedes.

El edificio principal fue construido en el siglo XIX para albergar la escuela local y posteriormente utilizado por los nazis como un campo de concentración para niños de 10 a 15 años. Sus dibujos se muestran en las paredes del museo en memoria de las atrocidades que estos niños tuvieron que soportar. La exposición del museo ilustra el ascenso del nazismo y la vida cotidiana del gueto, con una colección de objetos cotidianos de la época.

La otra exposición se encuentra en el antiguo cuartel de Magdeburg que fue utilizado por los judíos del gueto como sede de su “ayuntamiento”. Se puede visitar una reconstrucción de un dormitorio, así como testimonios de la vida cultural que floreció dentro del gueto.

Pasad ahora a visitar la Pequeña Fortaleza, donde podéis ver con vuestros propios ojos prisiones, celdas de aislamiento, campos de trabajo, depósitos de cadáveres, fosas comunes. El lema de la entrada “El trabajo os hará libres” (Arbeit Macht Frei en alemán) suena irónicamente inquietante teniendo en cuenta lo que os espera una vez pasado el arco de entrada.

Los anónimos restos de un enlace ferroviario que traía aquí y hacía salir nuevos presos, pueden ser vistos al sur de la plaza principal en la Gran Fortaleza.

La otra Terezín

Para ver una Terezín completamente diferente, inmersa en un alegre ambiente festivo, visitadla en octubre durante el popular Josephine Festival la mayor reconstrucción histórica del siglo XVIII de Europa.

La Gran Fortaleza incluye lo que es ahora el centro de la ciudad. No esperéis el esplendor de los pintorescos pueblos bohemios con sus casas de colores, pero echad un vistazo a los edificios neoclásicos que dan a la plaza principal y a la iglesia de la Resurrección construida en el siglo XIX.

Para obtener una vista de la ciudad desde una perspectiva diferente podéis participar en la visita de las fortificaciones y de los túneles subterráneos.

Cómo llegar a  Terezín desde Praga

Terezín se encuentra a 60 km al norte de Praga, y es fácilmente accesible con un autobús directo en una hora y media.

Donde dormir a Terezín

Para ver todos los alojamientos y reservar su propio en Terezín utilice el formulario a continuación, ingresando las fechas de su estancia.

Ofrecemos las mejores tarifas Si encuentra menos, le reembolsaremos la diferencia.
Cancelación gratuita La mayoría de los alojamientos le permiten cancelar sin penalización.
Asistencia telefónica h24 en español Para cualquier problema con el hotel, Booking.com lo resolverá.

Hoteles recomendados en Terezín

Hotel
Parkhotel Terezín
Terezín - Máchova 163
7,4Bien 295 opiniones
Ver Precios
Hotel
Interhotel Bohemia
Ústí nad Labem - Mírové Náměstí 2442/6
7,9Bien 860 opiniones
Ver Precios
Hotel
Hotel Roosevelt
Litoměřice - Rooseveltova 962/18Medidas extra sanitarias
7,6Bien 541 opiniones
Ver Precios
Ver todos los alojamientos

Donde esta Terezín

Ver alojamientos en esta zona

Lugar en los alrededores