Puente de Carlos

Uno de los puentes más famosos del mundo se encuentra en Praga; es el pintoresco puente de Carlos que conecta el casco antiguo con el barrio pequeño. No os perdáis la puesta del sol

El Puente de Carlos (Karluv Most en checo) es el hermoso trait d’union entre el casco antiguo y el Barrio Pequeño, los dos barrios históricos del centro de Praga.

Es el puente más antiguo de la capital checa de los que se han conservado hasta nuestros días y es sin duda el más famoso, atravesado diariamente por miles de turistas y praguenses.

A veces romántico a veces dark, este puente de piedra construido en estilo gótico es encantador en todas las estaciones del año: la nieve del invierno le da una atmósfera de cuento de hadas, los colores del otoño hacen que sea romántico y nostálgico, mientras que en primavera se anima con una vitalidad incontenible. Por debajo fluyen incesantemente las aguas del río Moldava, el río nacional checo.

Antiguamente se permitía el tráfico de tranvías y coches en el puente, mientras que hoy en día es una zona peatonal y está casi constantemente lleno de gente. Uníos a los turistas que vienen aquí en busca de puntos de vista románticos, fotografías de postal y vistas impresionantes. Será un paseo inolvidable, el corazón os latirá de emoción a cada paso.

Cuándo visitar el Puente de Carlos

El Puente de Carlos es una de las principales atracciones turísticas de Praga y también es muy popular entre los artistas locales, músicos y vendedores de suvenires que colocan sus puestos a ambos lados durante todo el del año. Por esta razón, durante el día, el puente es muy concurrido.

El momento más romántico para visitar el puente es ciertamente durante la puesta del sol, cuando se puede disfrutar de una vista impresionante de todo el castillo de Praga que se ilumina en el cielo que lentamente se oscurece, y esta hermosa imagen se refleja en el río.

Por desgracia, incluso al atardecer estaréis en compañía de muchos otros turistas que quieren disfrutar de la mágica hora del crepúsculo, pero probablemente los artistas y vendedores ya se habrán ido. Para visitar el Puente de Carlos vacío debéis ir en plena noche o temprano por la mañana.

Historia

El origen del Puente de Carlos es un sencilla pasarela de troncos de madera unidos entre sí, a la que siguió un puente de madera rudimental. El primer puente de piedra en la ubicación precisa del puente actual fue construido alrededor de 1170 por Vladislav II, que lo llamó Puente Judith en honor a la esposa del rey. En 1342 fue destruido por una inundación del río Moldava.

La construcción del puente actual fue encargada por Carlos IV en 1357. La construcción fue terminada en 1402, pero el nombre de Puente de Carlos no comenzó a ser utilizado hasta 1870 por una sugerencia del escritor checo Karel Havlíček Borovský.

A diferencia de su predecesor, el Puente de Carlos ha sobrevivido a muchas inundaciones, la más reciente tuvo lugar en agosto de 2002 y fue considerada la peor inundación de los últimos 500 años.

Para aprender más sobre la historia del puente, mientras que lo recorréis, podéis alquilar una audioguía, también disponible en español, en una de las torres en los extremos del puente.

Leyendas

El Puente de Carlos ha dado lugar a muchas leyendas. Según la más conocida, las estatuas del puente cobran vida durante la noche  para cuidar de los niños de la vecina isla de Kampa.

Otra famosa leyenda se refiere a la construcción del puente en sí. Se dice que a la cal se le añadieron yemas de huevo para hacer el puente capaz de soportar las violentas inundaciones del río Moldava. Las yemas de huevo fueron llevadas desde los pueblos de los alrededores, incluyendo el pueblo de Velvary cuyos habitantes, preocupados de que los huevos se rompiesen durante el transporte, decidieron enviar huevos cocidos, lo que les costó las burlas de toda la Bohemia.

El 16 de mayo de cada año, la estatua de San Juan Nepumoceno se convierte en un lugar de peregrinación desde todo el mundo. Se dice que su lengua, todavía roja y en carne viva, se encontró en el río algunos siglos después de la muerte del santo.

El espectacular puente de Carlos envuelto en la niebla

Las estatuas

A partir de 1683 hasta 1918 se colocaron las estatuas y las esculturas a ambos lados del puente Carlos, que hoy en día son 30 en total; muchas de ellas son copias y las originales se conservan en el Lapidarium del Museo Nacional en Vysehrad.

La estatua probablemente más famosa y más antigua, es la del mártir checo San Juan Nepomuceno, que fue ejecutado y arrojado desde el puente durante el reinado de Wenceslao IV por negarse a revelar lo que le había dicho la reina durante la confesión. La placa de la estatua ha sido consumida por el enorme número de personas que la han tocada a lo largo de los siglos, ya que se dice que trae buena suerte y asegura el retorno a Praga.

Otras estatuas dignas de mención son:

También se dedicó una estatua a San Judas Tadeo, el santo patrón de las causas perdidas. Como podéis ver, cualquier persona puede tener una buena razón para visitar el puente más famoso de Praga!

Las torres

En cada extremo del Puente de Carlos se encuentran las torres sobre las que se puede subir y disfrutar de una espectacular vista del puente desde arriba.

La más antigua de las Torres del Puente de la Ciudad Pequeña se remonta al siglo XII, mientras que la torre más alta es 300 años más joven.

El Puente de Carlos en números

Visita guiada de Praga

Para descubrir todas las historias y leyendas sobre Praga y el Puente de Carlos, podéis hacer una visita guiada en español.

Donde esta

Alojamientos Puente de Carlos
¿Buscas un alojamiento cerca de Puente de Carlos?
Pulse aquí para ver todos los alojamientos disponibles cerca de Puente de Carlos
Mostrarme precios

Cómo ahorrar en billetes de transporte y admisión

Pensate appositamente per chi vuole visitare Praga, le City Card permettono di risparmiare sui mezzi pubblici e sugli ingressi delle principali attrazioni turistiche.

Prague Card: tarjeta turística de 2, 3 o 4 días
Prague Card: tarjeta turística de 2, 3 o 4 días
Ahorra tiempo y dinero con la Prague Card de 2, 3 o 4 días y visita la ciudad a tu ritmo. Disfruta de descuentos en tours y espectáculos y entradas gratis a monumentos, como el castillo de Praga.
Acquista da 71,00 €

Atracciones en los alrededores