Historia y cultura de Praga

Praga tiene una larga y agitada historia: grandes escritores praguenses como Kafka, pero no sólo él, han descrito la bella capital checa a lo largo de los siglos.
Buscar Hoteles y Apartamentos
Buscar

A menudo se hace referencia a Praga como la Ciudad Dorada y la Ciudad de las Cien Torres: estos nombres derivan de su pintoresco encanto, resultado de siglos de historia y arte condensados en su aspecto retro.

Entre las callejuelas adoquinadas, las agujas de las torres, los colores de las fachadas y los siniestros puentes, aún es posible sumergirse en las atmósferas gótica y medieval que se unen para formar un encanto único.

Breve historia de Praga

La historia de Praga y de las tierras checas es muy antigua; los territorios de la actual Bohemia fueron colonizados ya en el siglo IV a.C., primero por pueblos celtas y luego por pueblos germánicos.

Siglo VI

Las primeras tribus eslavas se asentaron en Bohemia. Asimilaron a las poblaciones preexistentes, fundaron los primeros asentamientos en la zona de Malá Strana y construyeron dos fortificaciones, una en la zona del actual Castillo y otra en la colina de Vyžehrad.

Siglo VII

Los eslavos se vieron amenazados por los pueblos ávaros que vivían en los territorios de la actual Hungría. Encontraron unidad y una buena defensa bajo el liderazgo del mercader franco Samo, que gobernó durante 35 años.

Siglo IX

Bohemia pasó a formar parte del Gran Imperio Moravo, que se extendía a Eslovaquia, Hungría y el sur de Polonia.

Se estableció la dinastía de los Premislidas, descendientes de la legendaria princesa Libuše. El primer rey de esta dinastía que reinó en Praga fue Borivoj, que construyó el castillo de Praga hacia el año 870. En aquella época, la predicación del cristianismo por los hermanos Metodio y Cirilo, “los apóstoles de los eslavos”, se extendió por todo el país. El propio rey se convirtió y fue bautizado por el predicador Metodio. Su viuda, Ludmilla, se convirtió en la patrona de Bohemia.

Siglo X

Durante el reinado de Wenceslao I (Václav) (925-935) -más tarde nombrado santo-, el cristianismo se convirtió en la religión oficial.
Wenceslao I se vio obligado a subordinarse al emperador alemán Enrique I, lo que generó descontento entre las clases dirigentes. En la conspiración dirigida por su hermano Boleslao, el rey perdió la vida y Boleslao asumió el poder.
Su sucesor Boleslao II convirtió Praga en obispado y fundó el monasterio de San Jorge.
Con el tiempo, Praga se convirtió en un importante centro de comercio y mercaderes de toda Europa, muchos de los cuales eran judíos, se establecieron allí.

Siglo XI

En 1085, Vratislav II se convirtió en el primer rey de Bohemia, pero permaneció subordinado al Sacro Imperio Romano Germánico y al rey de Alemania.

Siglo XII

El rey Vladislao II construyó el primer puente de piedra sobre el río Moldava, el Puente de Judit, que se derrumbó debido a una inundación en 1342, y sobre cuyos cimientos se construyó más tarde el Puente de Carlos.

Siglo XIII

En Praga, Staré Mesto (la Ciudad Vieja, el corazón de la ciudad) y Malá Strana fueron fundadas para los habitantes de origen alemán, a quienes se concedió el derecho a administrarse aplicando la legislación de Magdeburgo.

En 1300 se acuñó la primera moneda de Bohemia, el groschen.

La dinastía de los Premislidas se extinguió en 1306 con el asesinato de Wenceslao III, que murió sin dejar herederos varones.
Tras un periodo de lucha por la sucesión al trono, la Casa de Luxemburgo sustituyó a la dinastía de los Premislidas. En 1311, el duque y emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Juan de Luxemburgo ascendió al trono (tras su matrimonio con la hija de Wenceslao III, Isabel, y gracias al apoyo de la aristocracia).
Hacia 1320, el suburbio en torno al castillo de Praga (Hradcany) adquirió el título de ciudad.
En 1338 se fundó el Ayuntamiento de la Ciudad Vieja.
El Puente de Judit fue arrasado por una crecida del río Moldava en 1342.

En 1347, el hijo de Juan de Luxemburgo, Carlos, subió al trono con el nombre de Carlos IV, antiguo gobernador de Bohemia y Moravia y rey de Alemania, y desde 1355 también emperador. Carlos IV será recordado como el rey más querido de Bohemia: hizo de Praga la capital del Imperio, la elevó al rango de Arzobispado, la enriqueció con monumentos (el Puente de Carlos, la Universidad de Carlos, la zona de Nové Mesto -la Ciudad Nueva-, la Catedral de San Vito -cuya construcción comenzó en 1344-), dio un gran impulso al comercio mejorando las vías de comunicación, amplió sus territorios con adquisiciones dinásticas. En 1356 promulgó la Bula de Oro, una legislación de tipo constitucional que reconocía el papel y la función de los reyes electores.

Siglo XV

A Carlos IV le sucedió su hijo Wenceslao IV (1378-1419), cuyo reinado vio nacer y extenderse el movimiento husita, que se inspiraba en la predicación de Juan Wyclif y condenaba la secularización y la corrupción en que había caído la Iglesia. Jan Hus, heredero de Wyclif, teólogo y profesor universitario, reunió a sus seguidores en la capilla Belén de Praga, pronunciando sermones en checo para que tuvieran la mayor difusión posible. Convertido en un peligro para las jerarquías eclesiásticas, fue declarado hereje y condenado a la hoguera en 1415.
La muerte de Jan Hus inició una serie de revueltas. Uno de los principales eapartamentodios fue la defenestración de algunos consejeros católicos, que inició las guerras husitas, que duraron 15 años.

Siglo XVI

En 1526 comenzó el reinado de los Habsburgo y la sede del poder se trasladó a Viena. La corona permaneció en manos de los Habsburgo hasta 1918.
El Castillo de Praga se reconstruyó en estilo renacentista y se añadieron algunas zonas de recreo (el Jardín Real, el Belvedere, la Sala Pallacord).
Rodolfo II de Habsburgo fue nombrado rey de Bohemia en 1576 y trasladó su corte a Praga en 1583. Praga se convirtió así en el centro de la ciencia y la alquimia, lo que le valió el sobrenombre de “Praga mágica”. Personalidades como los astrónomos Tycho Brahe y Johannes Kepler, el pintor Arcimboldo y muchos otros fueron llamados a su corte.

Siglo XVII

El 23 de mayo de 1618 se produjo la segunda defenestración de Praga, en la que los representantes del rey fueron arrojados desde las ventanas del castillo. Este acontecimiento marcó el inicio de la Guerra de los Treinta Años entre la nobleza protestante y los Habsburgo católicos. Fernando II de Habsburgo fue depuesto y Federico V del Palatinado ocupó su lugar.

La primera gran victoria fue a favor de los Habsburgo en la Batalla de la Montaña Blanca (1620): Federico V se vio obligado a huir, sus nobles seguidores fueron ejecutados y Fernando II llevó la corte de vuelta a Viena.
Empezó un grave declive para Praga: el castillo cayó en la ruina, la cultura checa pasó a un segundo plano frente a la alemana, la lengua de la burocracia y la literatura era el alemán y la religión oficial era la católica.
En 1689 un gran incendio asoló Praga: fue una oportunidad para la reconstrucción y el renacimiento de la ciudad y lentamente comenzó una paulatina recuperación económica, que continuó en el siglo siguiente.

Siglo XVIII

En 1740, la emperatriz María Teresa de Austria (1740-1780) se convirtió en emperatriz y, gracias a las reformas que llevó a cabo, la situación de Praga mejoró sustancialmente.
Los cuatro municipios independientes de Praga (Staré Mesto, Malá Strana, Hradcany y Nové Mesto) fueron unificados por José II de Austria en 1784, creando una sola ciudad. El barrio judío, llamado Josefov en su honor, no se añadió hasta 1850.
En 1784 comenzó un movimiento nacionalista checo llamado Renacimiento Nacional (národní obrození): se empezó a revitalizar la lengua y la cultura checas y la identidad nacional. Se introdujo el estudio de la lengua checa en las escuelas y se publicó el primer diccionario de lengua checa.
En 1781, José II promulgó el Edicto de Tolerancia, que concedía derechos políticos y religiosos a las minorías.

Los levantamientos que incendiaron Europa en 1848 no perdonaron a Praga, pero fueron fácilmente reprimidos.
En la década de 1860, se extendió un movimiento nacionalista checo que fue contrarrestado por un movimiento nacionalista alemán, pero los representantes checos obtuvieron la mayoría de escaños en el Consejo Municipal en 1861.

Durante el siglo XIX, Bohemia experimentó una fase de fuerte industrialización y expansión económica: en 1845 se inauguró la línea ferroviaria de Viena a Praga. El crecimiento de la industria provocó un aumento de la población de Praga como consecuencia de la emigración a la ciudad desde el campo.
El barrio judío Josefov se añadió al centro histórico de Praga en 1850.
El Renacimiento Nacional continuó: se fundaron instituciones y se construyeron grandes edificios para celebrar la historia y la cultura checas. En 1868 se inauguró el Teatro Nacional, en 1890 el Museo Nacional y se remodelaron el Barrio Judío y la Ciudad Nueva.

La derrota de Austria en la I Guerra Mundial condujo al colapso del Imperio Austrohúngaro en 1918 y a la declaración de independencia de Checoslovaquia (formada a partir de la unión de las repúblicas checa y eslovaca), de la que Praga fue elegida capital.
El Castillo de Praga se convirtió en la sede del primer presidente checoslovaco elegido democráticamente, Tomáš Garrigue Masaryk.
Praga se acercó cada vez más a París entre la I y la II Guerras Mundiales.
Durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), Praga y el resto del país fueron ocupados por la Alemania nazi.
El Levantamiento de Praga y la liberación por el Ejército Rojo pusieron fin a la II Guerra Mundial en 1945: la ciudad salió casi indemne de la guerra.
El Partido Comunista tomó el poder tras un golpe de Estado el 25 de febrero de 1948. Se fundó un Estado socialista en forma de República Popular, luego como República Socialista a partir de 1960.
En 1955, Checoslovaquia pasó a formar parte del Pacto de Varsovia.
Alexader Dubcek, secretario del Partido Comunista, proclamó el “socialismo con rostro humano” y se inició un programa de reformas liberales conocido como la “Primavera de Praga”. Esto provocó la pronta reacción de los demás estados del Pacto de Varsovia, que ocuparon militarmente el país en agosto de 1968 y mataron a más de 100 manifestantes.

1989 fue el año del derrumbamiento del Muro de Berlín y del Telón de Acero que mantenía divididos a los bloques comunistas. En Checoslovaquia tuvo lugar la llamada “Revolución de Terciopelo”, que provocó la caída del régimen y la apertura de las fronteras.
El escritor y dramaturgo Václav Havel fue elegido presidente en las primeras elecciones democráticas del país, en enero de 1990.
El 1 de enero de 1993, Checoslovaquia se separó en dos naciones independientes: la República Checa y Eslovaquia. Praga volvió a ser la capital de la República Checa.
Václav Havel fue elegido primer presidente de la República Checa en enero de 1993.
En 1999, la República Checa ingresó en la OTAN.
En 2002, se ratificó la adhesión de la República Checa a la Unión Europea, que fue finalmente aceptada el 1 de mayo de 2004.

Acontecimientos relacionados con Praga

El nombre de Praga está vinculado a varios acontecimientos importantes, en particular

Escritores praguenses

El primer escritor praguense digno de mención es Franz Kafka (1883-1924), que debe mucho a su ciudad natal, no sólo como contexto cultural en el que se formó, sino también como telón de fondo en el que se mueven las hazañas de sus antihéroes.

“Y, sin embargo, Kafka era Praga y Praga era Kafka. Nunca Praga había sido tan plena y típicamente praguense, y nunca volvería a serlo como lo fue en vida de Kafka. Y nosotros, sus amigos… sabíamos que esa Praga estaba contenida en todas partes en la obra de Kafka, en las partículas más finas. En cada una de sus líneas podíamos y podemos saborearla”

Johannes Urzidil, Di qui passa Kafka, ed. e/o, 2002, p. 167

Descripción de una batalla es el relato que más explícitamente se refiere a Praga, aunque la ciudad y su atmósfera están constantemente presentes en todas las obras de Kafka, aunque no siempre de forma explícita.

La inspiración de El Castillo no parece proceder de la Hradcany praguense (aunque no hay certeza), mientras que en El Proceso toda una escena se desarrolla en el interior de la catedral de San Vito, y la escena final probablemente en las canteras de piedra de Strahov, sobre la ciudad.

Otros autores checos

Citas sobre Praga

Hemos recopilado una selección de citas sobre Praga:

“Todo esto hizo de Praga, en su maravillosa belleza, una ciudad llena de encantos y espectros, y la convirtió en un símbolo del vacío y las sombras de la vida y, sobre todo, de la nostalgia por todo lo que le falta.”
“Todo esto la convirtió en la ciudad por excelencia de la desorientación, del desarraigo, de la pérdida, tanto más sentida cuanto más tenaz y vital es el apego al callejón, al bar de mala muerte, al pequeño detalle querido que destella a través de la pesadilla y el delirio del sueño”.

C. Magris, Fortunas y desventuras de un tríptico. Una storia quasi praghese, en: J. Urzidil, Trittico praghese, Milán, Adelphi, 1993, p. 226, 228

“Praga vive aún bajo el signo de estos dos escritores [ndr. Kafka e Hasek], que mejor que otros han expresado su condena sin remedio, y por tanto su malestar, su descontento, los pliegues de su astucia, su fingimiento, su ironía carcelaria. […] Cada noche, a las cinco, se despiertan los bustos góticos de la galería de soberanos, arquitectos, arzobispos del triforio de San Vito. Aún hoy, por la mañana, dos soldados cojos, con las bayonetas caladas, conducen a Josef Svejk desde Hradcany por el Puente de Carlos hasta la Ciudad Vieja, y en la dirección opuesta, aún hoy, por la noche, a la luz de la luna, dos guitti brillantes y gordos, dos muñecos panoptikum, dos autómatas con galas y sombrero de copa acompañan a Josef K. por el mismo puente hasta la cantera de Strahov para su ejecución.
Aún hoy, el Fuego retratado por Arcimboldo con revoloteante cabellera de llamas se precipita desde el Castillo, y el gueto se incendia con sus tugurios de madera escombrosos…”

“La ambigua ciudad del Moldava no juega limpio. La coquetería anticuaria, con la que pretende ser sólo una naturaleza muerta, una secuencia taciturna de esplendores pasados, un paisaje apagado en un globo de cristal, sólo aumenta su maleficencia. Se introduce sigilosamente en el alma con hechizos y enigmas, de los que sólo ella posee la clave. Praga no suelta a ninguno de los que ha capturado”

A. M. Ripellino, Praga mágica, Turín, Einaudi, 1991, p. 5, 11

“Con tantos contrastes, ¿cómo no iba a tener también esta ciudad en su arquitectura y en su rostro algo tenso, áspero, inquietante? Allí se desataron demasiados temperamentos diferentes. Y así como en cada callejón flotaban los efluvios de la buena cerveza fuerte y las salchichas ahumadas, por todas partes flotaban también las brumas de los mitos…”

“Cada casa, cada calle, cada plaza de Praga gritaba sin cesar a lo largo de la historia: ‘¡No olvidéis esto! No olvides aquello!’, de modo que a fuerza de recuerdos y venganzas uno se olvidaba incluso de la vida presente”

J. Urzidil, Tríptico de Praga, Milán, Adelphi, 1993, p. 15, 21

hay muchos componentes en la historia y el alma de Praga. Pero lo que nos asombra es cómo todo se ha fundido y compuesto en una cultura de gran profundidad, que hoy nos gusta leer como el resultado de un gran compromiso con la inteligencia, una inteligencia fermentada y madurada en la convivencia”

“En el Moldava que atraviesa la ciudad leemos reflejados la presencia activa de Carlos IV y la predicación de Jan Hus, el martirio de Jan Nepomuk, la sabiduría del gran rabino Jehudah Löw, la fuerza del Golem, el capricho de Rodolfo, las extravagancias de Arcimboldo […] Así como las muchas humillaciones de su historia, casi una cultura de la derrota: desde la Montaña Blanca hasta la ocupación de Hitler, pasando por la humillante servidumbre de Stalin. Y finalmente la revolución de terciopelo dirigida por Vaclav Havel…”

G. Gandolfo, Praga Lugar del Espíritu, en: Mito y Literatura de Praga, Shakespeare and Company, 1993, p. 256

Curiosidades sobre Praga y la República Checa

Cómo ahorrar en transporte y entradas

La City Card le permite ahorrar en transporte público y/o entradas a las principales atracciones turísticas.

Praga: CoolPass con acceso a más de 70 atracciones
Praga: CoolPass con acceso a más de 70 atracciones
Ahorra tiempo y dinero con un pase de 1, 2, 3, 4, 5 o 6 días que incluye un tour en autobús y dos cruceros por el río. Visita +70 atracciones de Praga, como el castillo y el Museo Judío, y disfruta de ofertas especiales en tours, ocio, comida y compras.
Comprar desde 55,00 €