Catedral de San Vito

Visitad la Catedral de San Vito para admirar joyas preciosas, tumbas de santos y reyes, vidrieras de colores y la vista más bella de Praga.

La catedral de San Vito (en checo Katedrála: sv. Vita Václava a Vojtecha) es la mayor y más majestuosa iglesia de Praga: es el símbolo espiritual de la República Checa y uno de los edificios más fascinantes dentro del complejo del castillo.

Escenario de unas treinta coronaciones de príncipes, reyes y reinas bohemios, la catedral guarda en su interior la corona y el cetro de Bohemia, protegidos se dice, por el Espíritu Santo de San Wenceslao, y también los restos de importantes personalidades de la historia checa: santos, reyes, caballeros y arzobispos.

Dentro de este edificio centenario con vistas a la pintoresca zona del castillo, encontraréis muchas atracciones y sorpresas. El Portal de oro, la cripta real, el altar, la capilla de San Wenceslao, la campana más grande de Bohemia y vidrieras coloridas realizadas por el artista modernista Alphonse Mucha son sólo algunas de las maravillas que os esperan.

Un poco de historia

La catedral de San Vito, cuyo nombre completo es la Catedral de San Vito, San Wenceslao y San Adalberto, es la tercera iglesia construida en este sitio, después de una de forma redonda construida por San Wenceslao en 929 y la basílica de Vratislav y Spytihnev del 1060.

La construcción de la iglesia gótica actual se prolongó durante más de seiscientos años: comenzó en 1344 por orden de Carlos IV y fue finalmente completada en 1929.

Capilla de San Wenceslao

La parte más famosa de la catedral es, sin duda, la Capilla de San Wenceslao, ricamente adornada con piedras semi-preciosas y pinturas de principios del siglo XVI que representan escenas de la vida de Cristo y del santo patrón Checo.

Fue en esta capilla donde se llevaron a cabo las ceremonias de coronación y también aquí, protegidas por siete cerraduras, todavía se mantienen las joyas de la corona, en oro fino y adornos de piedras preciosas incluyendo la corona de San Wenceslao, el cetro real y el orbe imperial.

Cuando admiréis la corona, no os dejéis deslumbrar por la belleza de las 96 piedras preciosas que la adornan: llevarla no debe haber sido cómodo, pesa 2,5 kg!

Vidrieras artísticas

Atravesad las amplias naves definidas por enormes columnas que soportan una bóveda majestuosa, dejándoos fascinar por el juego de luces creado por las vidrieras de colores realizadas por los artistas checos de principios del siglo XX.

Divertíos buscando entre ellas la que fue realizada por Alphonse Mucha, un famoso artista modernista checo: la encontraréis en la tercera capilla a la izquierda y representa escenas de la vida de los santos Cirilo y Metodio.

Cripta Real

La multitud de visitantes se reúne aquí para ver los sarcófagos de mármol que contienen los restos de personajes que han marcado la historia de Praga y de la República Checa: Carlos IV, Wenceslao IV, Jorge de Podebrady y Rudolf II.

La Gran Torre

La torre de la derecha del transepto sur es otra de las atracciones más famosas de la catedral. Subid los empinados escalones, al límite de la claustrofobia. Son casi trescientos y la fatiga está asegurada, pero seréis recompensados por un espectáculo extraordinario. Desde lo alto de la torre se puede disfrutar de la más bella vista de Praga.

Visitando la torre también tendréis la oportunidad de ver de cerca los mecanismos del reloj de 1597, que os llevarán un poco atrás en el tiempo (por supuesto, sólo en un sentido metafórico!). Admirad también la campana de Sigismund, la más grande de Bohemia.

Curiosidades

Entradas para la catedral de San Vito

Gran parte de la Catedral de San Vito está abierta de forma gratuita, pero para el acceso a la parte histórica que incluye el coro, las capillas, las tumbas de los reyes y arzobispos de Bohemia y la torre sur con espectaculares vistas de la ciudad, debéis haber comprado el billete para el Castillo de Praga, eligiendo entre el recorrido corto y el largo. No se puede comprar un billete sólo para la catedral.

Realmente vale la pena gastar el dinero para admirar la catedral en toda su belleza. Tened en cuenta que una visita a la catedral de San Vito puede tomar incluso un día entero!

El Castillo de Praga, con acceso a la catedral, es uno de los 80 lugares incluidos en la Praga Card, una tarjeta turística que os permite ahorrar considerablemente en las entradas a los museos y a los monumentos, y utilizar gratis el transporte público.

Entradas para la catedral y el castillo

Donde esta

Alojamientos Catedral de San Vito
¿Buscas un alojamiento cerca de Catedral de San Vito?
Pulse aquí para ver todos los alojamientos disponibles cerca de Catedral de San Vito
Mostrarme precios

Cómo ahorrar en billetes de transporte y admisión

Pensate appositamente per chi vuole visitare Praga, le City Card permettono di risparmiare sui mezzi pubblici e sugli ingressi delle principali attrazioni turistiche.

Prague Card: tarjeta turística de 2, 3 o 4 días
Prague Card: tarjeta turística de 2, 3 o 4 días
Ahorra tiempo y dinero con la Prague Card de 2, 3 o 4 días y visita la ciudad a tu ritmo. Disfruta de descuentos en tours y espectáculos y entradas gratis a monumentos, como el castillo de Praga.
Acquista da 71,00 €

Atracciones en los alrededores